Te
Llamamos

SOCIEDAD DE TASACION
Publicado el 16-11-2012

A lo largo de estos últimos años se ha desarrollado la construcción del Puerto Exterior de A Coruña. La obra, no exenta de polémicas, es una de las de mayor envergadura que se han realizado en España en materia de infraestructura portuaria.

El origen se encuentra tanto en la carencia de espacio portuario actual, ubicado en el núcleo urbano, y a la vista del incremento constante de la actividad; como en la peligrosidad e incidencia ambiental de sus principales tráficos, especialmente importante en los puertos enclavados en zonas residenciales, como es el actual puerto de A Coruña.

Parte esencial de este proceso es la recuperación de espacios portuarios para nuevos usos en la actual fachada portuaria de A Coruña.

El puerto exterior se ubica en la zona de Punta Langosteira, en el municipio de Arteixo, a unos 10 km de la ciudad de A Coruña. En los criterios de elección del emplazamiento destacan la proximidad a las principales vías de comunicación, a las instalaciones de producción de la refinería de Repsol, y a la cercanía a diversos polígonos industriales. También es importante la inexistencia de núcleos habitados próximos, así como la posibilidad de futuras ampliaciones dada su gran extensión.

En el pasado mes de Agosto, y aún pendiente de su finalización y de la resolución de temas cruciales que garanticen su viabilidad, ya ha empezado a funcionar con el traslado del enorme barco, el “Canberra” (fabricado en los astilleros públicos de Navantia en Ferrol), para lo cual fue preciso subirlo a una enorme plataforma, la “Blue Martin”, para transportarlo a su destino y entregarlo a sus propietarios, la Armada Australiana. Para realizar esta compleja operación ha sido necesario acudir a Punta Langosteira, dado que es el único puerto en el Noroeste en el que se puede, dado su calado de 24 m, llevar a cabo.

Actualmente continúan las obras y gestiones para que esta nueva dársena alcance su total operatividad en un plazo de tres o cuatro años. De momento sigue pendiente el traslado de los petroleros de Repsol, que actualmente atracan en el viejo puerto inmerso en el casco urbano, a las nuevas instalaciones; así como la resolución de los accesos viarios tanto por carretera como por ferrocarril.

Escrito por el equipo de ST Sociedad de Tasación


   


Publicado el 19-11-2012

La ciudad de Málaga ha cambiado mucho en las dos últimas décadas. Se ha ido transformando en la ciudad que es hoy día, moderna y abierta al mundo. Parecía que ese protagonismo era exclusivo de otros municipios de la Costa del Sol, pero se ha comprobado cuál era el complemento que le faltaba a la provincia. No había que competir ni ofrecer lo mismo que otros, sino que debía captar a un turista distinto al que busca el sol y la playa, y eso es lo que ha hecho.

Para alcanzar esta meta, Málaga necesitaba una renovación muy importante de su puerto, que estaba dando la espalda a la evolución que estaba experimentando la ciudad. Esas obras se llevaron a cabo, y hoy día disfrutamos de un puerto que con sus dos estaciones marítimas y los nuevos atraques pueden recibir hasta cinco cruceros en una misma jornada. Esto supone que hay días que toman café, almuerzan, compran y visitan la ciudad hasta 13.000 personas entre pasajeros y tripulación.

El centro de la capital tiene casi todos los días una intensa actividad. Muchos negocios no cierran al mediodía para atender a los visitantes, las terrazas están ocupadas con turistas que escriben una postal, los flashes de las cámaras iluminan la Catedral, la Alcazaba o el Teatro Romano... Málaga tiene por fin una vida que todos queríamos para nuestra ciudad.

Gran parte de este éxito se lo debemos a la familia Picasso, por hacer realidad el deseo del pintor más universal de tener un museo un su ciudad natal, e igualmente a la Sra. Carmen Thyssen que ha apostado por Málaga para que todos disfrutemos de parte de la maravillosa obra que posee. Estos dos museos son focos de atracción de un turismo cultural que muchas compañías de cruceros no han pasado por alto.

Escrito por el equipo de ST Sociedad de Tasación


   


Publicado el 29-11-2012

El informe del Parlamento Europeo del 20 de febrero de 2009, conocido como informe Auken, es el resultado del conjunto de reclamaciones de los ciudadanos y residentes europeos sobre diversos aspectos de la actividad urbanística en zonas costeras de España.

A partir del citado informe, la Unión Europea insta a las autoridades españolas a revisar urgentemente la legislación, a fin de proteger los derechos legítimos de los propietarios de viviendas y pequeñas parcelas en zonas de costa.

Esta resolución se sustenta en el Tratado de la Unión Europea, por el que la Unión se compromete a respetar los derechos fundamentales, tal y como se garantizan en el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales (CEDH), entre los cuales se encuentran la vida privada y familiar, el dominio privado de los ciudadanos y el derecho a la propiedad privada.

La Carta de los Derechos Fundamentales dispone que toda persona tiene derecho a disfrutar de la propiedad de sus bienes adquiridos legalmente, a utilizarlos, a disponer de ellos y a legarlos, y nadie puede ser privado de la propiedad de sus bienes más que por causa de utilidad pública o en los casos y condiciones previstos por la ley, a cambio de la justa indemnización.

Las autoridades españolas dictaron en 2008 normas de interpretación de la Ley 22/1988 de Costas, Una ley que afecta de manera desproporcionada a los propietarios de bienes que debieran ser respetados y, por el contrario, no tiene un impacto suficiente en los auténticos autores de la destrucción costera, responsables en muchos casos de unos desarrollos urbanísticos excesivos.

Escrito por el equipo de ST Sociedad de Tasación


   


Publicado el 10-12-2012

Los problemas de financiación en algunos casos, las sentencias judiciales en otros y las dificultades presupuestarias en casi todos han dejado en el cajón numerosos proyectos y obras públicas, mayoritariamente enfocados a iniciativas culturales o deportivas en Valladolid. Parece que las prioridades de las administraciones públicas al planificar las dotaciones y equipamientos de la ciudad han sufrido cambios proporcionales a la disminución de la recaudación de los impuestos. Hoy quiero reflexionar sobre algunos de los proyectos que nunca llegaron a ser.

El primero y quizás uno de los más importantes, es el Palacio de la Imagen que se proyectaba en el nuevo barrio de La Ciudad de la Comunicación con la colaboración de Renault y la Junta de Castilla y León (anteriores propietarios de los suelos) y que se destinaría a la formación e investigación en el ámbito de la comunicación audiovisual. Este proyecto nacía para sustituir el Museo del Cine y quedará también aparcado por algunos años ya que el Ayuntamiento prefiere apostar por un gran Palacio de Congresos también rodeado de polémica por la dudosa viabilidad y necesidad del mismo y cuya financiación es toda una incógnita.

Igualmente ya hace más de ocho años que se presentó el proyecto que serviría de tabla de salvación económica del Real Valladolid. Me refiero al complejo deportivo y centro multiusos con capacidad para 12.000 espectadores denominado Valladolid Arena que se alzaría junto al actual estadio José Zorrilla pero que requiere de la modificación del PGOU y que de momento tampoco verá la luz en tiempo.

Y así podríamos citar más proyectos como la gran Biblioteca Miguel Delibes que se planteó en 2003 como el gran referente regional frente a la estación de trenes, o la transformación de los cuarteles Conde Ansúrez donde los tribunales bloquearon la construcción de 900 viviendas y por lo tanto el proyecto del Albergue para Artistas denominado “Laisla”. También quedó paralizada la costosa cubierta del patio del Monasterio de San Benito para desarrollo de actividades culturales durante todo el año, o la construcción del Campo de Golf Municipal con escuela incluida. Todos ellos pensados en otros momentos y absolutamente cuestionados en el actual.

Escrito por el equipo de ST Sociedad de Tasación


   


Publicado el 11-12-2012

Hay un lugar en Madrid que, si bien físicamente se encuentra en una céntrica zona de la ciudad, te transporta a otro estado: los andenes peatonales situados en los laterales del paseo de la Castellana.

Estos andenes se sitúan en un plano algo elevado respecto a la calzada central de tráfico rodado,, de la que además se separa visualmente por un seto continuo y una hilera de árboles. La perspectiva de esta barrera visual se refuerza con el cierre que supone una segunda hilera de árboles paralela a la anterior. Los troncos, con su ritmo de sucesión, forman celosías visuales laterales y las copas, frondosas según la estación, conforman un túnel vegetal que invita al aislamiento. Este efecto se subraya con el pavimento dividido en tres zonas: dos pavimentadas laterales y una central de tierra.

Escrito por el equipo de ST Sociedad de Tasación


   


Deja tus datos y te llamamos
Nº de factura, encargo o referencia de tasacion.
Los campos señalados con "*" son obligatorios.
X

Muchas gracias por ponerte en contacto con ST Sociedad de Tasación

En breve una persona de ST Sociedad de Tasación se pondrá en contacto contigo.

Aceptar

Sociedad de Tasación, S.A., en cumplimiento de lo dispuesto por el Reglamento (UE) 2016/679, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y demás normativa de aplicación, le informa del uso de cookies precisas para el correcto funcionamiento de esta página web y la correcta prestación de nuestros servicios, en función de sus preferencias. Rogamos indique si acepta las cookies empleadas antes de continuar navegando por esta página web.
Puedes consultar más información sobre cookies y cómo las usamos en nuestra Politica de Cookies. Aceptar