Contactanos en Whatsapp
Te Llamamos
Suscribete a la newsletter

SOCIEDAD DE TASACION
Publicado el

El primer circuito de carreras de España, el Autódromo de Sitges-Terramar cumple 90 años El 28 de Octubre el primer circuito permanente fuera de la red carretera de España, el Autódromo de Sitges-Terramarcumplió 90 años.

Antes de que los italianos inauguraran el mítico circuito de Monza, a escasos 40Km de la ciudad de Barcelona, muy cerca de la actual urbanización de Terramar de Sitges, se construyó el primer circuito para bólidos con un coste de cuatro millones de pesetas.

Eran los felices años 20 y la pasión por la velocidad se extendió por toda Europa desde Estados Unidos con origen en circuito de Indianápolis. En Catalunya, a principios de siglo, ya existía mucha afición por las carreras de coches. Había diferentes asociaciones que organizaban carreras pero por circuitos urbanos y fue precisamente una de estas asociaciones la que quiso ir más allá y decidió construir un circuito de forma oval, muy cerca de Sitges. Se llamaría el Autódromo Terramar. Se construyó en un tiempo récord de 300 días y fue diseñado por el Arquitecto Jaume Mestres i Fossas. El circuito en forma oval tiene una longitud de unos 2 kilómetros y su característica principal son exagerados peraltes de entre 60 y 90 grados de pendiente. Su antecedente hay que buscarlo en Gran Bretaña, donde se encuentran los restos de la primera pista permanente peraltada en el mundo: el circuito de Brooklands en 1907 que, con una extensión de 2,75 millas de longitud (unos 3,20 Km), fue el primer óvalo en el mundo.

A la inauguración asistió el monarca Alfonso XIII y el sabadellense Frances Armengol, promotor de aquella genial idea y máximo inversor que más allá del circuito promovió la Urbanización Residencial de Terramar, que hoy conocemos, y que incluía hasta una isla artificial con casino y teatro en el proyecto original. El circuito fue, sin duda, una de las primeras apuestas turísticas de Sitges.

El autódromo de Terramar fue el tercer circuito automovilístico en el mundo tras Indianápolis en EEUU y el circuito de Brooklands en Inglaterra y primer circuito permanente en España.

La carrera inaugural fue el Gran Prix de España que se celebró el 28 de Octubre de 1923 y ganó el piloto francés Alberto Divo al volante de un Sumbeam. Los pilotos dieron 200 vueltas al circuito para recorrer 400 Kilómetros. La inscripción a la carrera fue multitudinaria, pero el día de la competición solo 7 bólidos se situaron en la parrilla de salida. Al concluir dicho premio, los organizadores no pudieron pagar ningún premio a los vencedores debido a las deudas que había contraído con la empresa constructora. Los acreedores que intervinieron en la construcción del circuito se quedaron con la recaudación de las entradas, por lo que no pudieron pagarse los premios en metálico, 97.000 pesetas de la época, lo que supuso una sanción por parte de la IACR, la Asociación Internacional de Clubes de Automóviles Reconocidos, que era la entidad autorizada por aquél entonces para organizar los Grandes Premios. A partir de ahí, el declive.

En 1929, el piloto Edgar Morawitz, un conde polaco exiliado, adquirió el circuito e intentó relanzarlo. Él mismo disputó una carrera contra una avioneta. Y la ganó con su flamante Bugati. Aunque en la revancha, el avión venció al coche. Sin embargo, Morawitz se posicionó en contra de Francisco Franco y eso hizo que tuviera que abandonar la gestión del circuito por miedo a las represalias de la dictadura.

Después de la Guerra Civil, el circuito quedó abandonado entre campos y montañas. Un indiano tras su regreso desde las Américas a Sitges adquirió los terrenos para levantar una moderna granja avícola.

El circuito se utiliza por última vez en 1954, celebrando la décima etapa ciclista de la Volta Ciclista a Catalunya. Consistía en 25 vueltas al circuito para recorrer los 50 kilómetros. Los altos peraltes del circuito permitieron que en la octava vuelta, Masip, el ciclista escapado alcanzara los 47,212 Km/h. Al final de la prueba, un sprint le valió la victoria al célebre corredor catalán Miquel Poblet, con un promedio de 39,862Km/h.

En la actualidad, la familia propietaria del circuito tiene la esperanza de resucitar Terramar y transformarlo en un parque temático del motor de 50 hectáreas, con la pista rehabilitada. Una tribuna que albergaría un museo de coches clásicos, un hotel con centro de convenciones, un anfiteatro que acogería espectáculos al aire libre y un village con tiendas y restaurantes, de un modo similar a lo realizado en el circuito de Brooklands, el primero de Europa, que también cerró sus puertas. El Gobierno británico, muy sensible a la tradición automovilística del país, lo convirtió en un museo y depósito de aviones de British Airways.

La crisis actual sin duda, mantiene el proyecto en espera, mientras el circuito sigue despertando más que ideas, pasiones. Marcel Ricart, nieto de aquel indiano que quedó fascinado también por el circuito, desea incluir en el proyecto un vivero de empresas de nuevas tecnologías enfocadas al mundo del diseño y la movilidad, desde la aeronáutica a la vela.

A la espera de que estas iniciativas cojan la velocidad de un bólido de carreras, podéis acercaros al circuito y disfrutar con permiso de la propiedad de un aire de nostalgia único en el actual y mundo de la fórmula 1.


Escrito por el equipo de ST Sociedad de Tasación

Solicitar informacion sobre valor de inmuebles

 

Deja tus datos y te llamamos
Nº de factura, encargo o referencia de tasacion.
Los campos señalados con "*" son obligatorios.

Los datos de carácter identificativo por Ud. Facilitados en esta página serán tratados bajo responsabilidad de Sociedad de Tasación S.A, (con domicilio social sito en Madrid, C/ Príncipe de Vergara nº 43, CP 28001) con la finalidad de tramitar su solicitud. Podrá ejercer, en todo momento, sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación de tratamiento y portabilidad, mediante escrito enviado al domicilio de Sociedad de Tasación S.A o mediante correo electrónico enviado a [email protected] No será objeto de decisiones basadas en tratamientos exclusivamente automatizados de sus datos, pudiendo presentar una reclamación ante una Autoridad de control si estimase vulnerados sus derechos. Para más información, rogamos consulte nuestra Política de Privacidad.

X

Muchas gracias por ponerte en contacto con ST Sociedad de Tasación

En breve una persona de ST Sociedad de Tasación se pondrá en contacto contigo.

Aceptar