Te
Llamamos
Suscríbete a
la Newsletter

SOCIEDAD DE TASACION
Publicado el

Las incesantes noticias de crecimiento de las primas de riesgo nacionales respecto a la deuda alemana, los problemas de solvencia de las economías griega, irlandesa, portuguesa, y actualmente de España e Italia han producido gráficas en las cotizaciones bursátiles en dientes de sierra y fuertes tendencias a la baja.

El elevado nivel de incertidumbre siempre se ha llevado mal con la estabilidad de las inversiones bursátiles. Esta situación ha propiciado que el capital busque refugios más estables dirigiéndose hacia el mercado de materias primas y de valores con menor volatilidad. Desde hace tiempo presenciamos el ascenso incesante de la cotización del oro y de ciertas materias primas.

Desde la antigüedad el oro ha mantenido un valor universalmente reconocido. Esta circunstancia permitió que se convirtiera en medio generalizado de pago, incluso en transacciones entre diferentes estados. El mercado del oro era libre entre los países utilizándose monedas con acuñaciones de pesos y leyes reconocidas.

La gran estabilidad del valor del oro permitió que fuera adoptado entre diferentes países como el primer patrón cambiario o “patrón oro”. Esta situación se mantuvo desde finales del siglo XVIII hasta 1914.

A partir de esa fecha se implantó el papel moneda, siempre con referencia al oro que mantenía un valor intrínseco, todas las monedas se definían por su equivalencia en peso oro y eran convertibles en dicho metal. Cada país definía el valor de su moneda en relación al patrón oro.

Después de diversos episodios entre los años 1922 a 1933 en los que se produjo el abandono del patrón oro, o su adopción de forma parcial, en 1934 vuelve a adoptarse en USA extendiéndose posteriormente al resto de países.

En 1944 se crea el Sistema Monetario Internacional constituyéndose el dólar estadounidense como la moneda de referencia bancaria a partir de un precio invariable del dólar en oro (35 $ la onza). El valor de cada moneda se definía por el tipo de cambio en relación al dólar estadounidense de tal forma que Estados Unidos era responsable de mantener la estabilidad del valor del dólar en relación al oro. Esta situación se mantuvo hasta 1973 a pesar de haberse detectado en la década anterior el conflicto entre liquidez y confianza.

En 1971 Estados Unidos abandona la paridad del dólar con el patrón oro que permanecía vigente desde el Acuerdo de Bretón Woods de 1944. En 1972 se produce la devaluación del dólar USA. En 1973 la mayoría de países adoptan un sistema de tipo cambiario flotante.

A partir de esa fecha la cotización del oro evoluciona en un mercado libre siendo su evolución posterior extraordinariamente creciente. La gráfica de evolución del precio mantiene una tendencia permanentemente al alza con muy escasas y reducidas bajadas.

En los últimos diez años se ha pasado de 250$/onza en 2001, hasta los 1.923$/onza alcanzados en el presente mes de septiembre.



Escrito por el equipo de ST Sociedad de Tasación
Deja tus datos y te llamamos
Nº de factura, encargo o referencia de tasacion.
Los campos señalados con "*" son obligatorios.

Los datos de carácter identificativo por Ud. Facilitados en esta página serán tratados bajo responsabilidad de Sociedad de Tasación S.A, (con domicilio social sito en Madrid, C/ Príncipe de Vergara nº 43, CP 28001) con la finalidad de tramitar su solicitud. Podrá ejercer, en todo momento, sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación de tratamiento y portabilidad, mediante escrito enviado al domicilio de Sociedad de Tasación S.A o mediante correo electrónico enviado a [email protected].es No será objeto de decisiones basadas en tratamientos exclusivamente automatizados de sus datos, pudiendo presentar una reclamación ante una Autoridad de control si estimase vulnerados sus derechos. Para más información, rogamos consulte nuestra Política de Privacidad.

X

Muchas gracias por ponerte en contacto con ST Sociedad de Tasación

En breve una persona de ST Sociedad de Tasación se pondrá en contacto contigo.

Aceptar